El coaching es un método de acompañamiento que consiste en impulsar el potencial del “coachee” provocando la toma consciencia y responsabilidad para usar su potencial en base a su objetivo.

Se basa en un método desarrollado en preguntas que dirigen las emociones hacia el interior de uno mismo para despertar el compromiso personal y provocar el paso a la acción en función de los objetivos claramente definidos.

El coach promueve que cada persona encuentre sus propias respuestas y la desafía a superar sus límites para que en este espacio de crecimiendo desarrolle su potencial generando nuevos patrones de comportamiento.

Modificando así sus creencias limitantes y emociones restrictivas, digamos que en la acción está el cambio.

Los tres pilares fundamentales son:

1. Activar la consciencia

2. Elevar la responsabilidad

3. Pasar a la acción

Imagina que somos como un velero que busca con su rumbo…

Al ser conscientes de nosotros mismos descubrimos “las características de nuestro velero” y si sumamos la conexión con nuestro propósito y el “rumbo o destino al que queremos llegar” tenemos una visión más estructurada de las condiciones en la que nos encontramos y con qué recursos contamos.

Si posteriormente asumimos nuestra propia responsabilidad, podemos tomar acción en función de nuestro potencial y ser conscientes de que “la manera de navegar y el rumbo” depende nosotros mismos.

La herramienta fundamental del coaching es la pregunta poderosa.

¿A qué es debido?

La “pregunta poderosa” provoca una mirada hacia el interior y nos ayuda a hacer conscientes de lo que había oculto en nuestro ser, de modo que liberamos nuestro potencial a medida que encontramos respuestas en nosotros mismos.

¿Cuál es la diferencia entre una pregunta normal y una pregunta poderosa de coaching?  

Una pregunta normal va dirigida a un asunto superficial expuesto por el coachee, mientras que una pregunta poderosa va dirigida hacia interior del ser, conecta con las emociones que hay detrás del asunto superficial y ayudan al coachee a tomar conciencia y responsabilidad sobre sí mismo.

Algunos ejemplos

1. ¿Qué quieres contarte que no te hayas contado?

2. ¿Qué te dice tu intuición acerca de tu propósito en la vida?

3. Si pudieras elegir, ¿a qué te dedicarías?

4. ¿Cómo podrías estar mejor contigo mismo?

OBJETIVO DE PROCESO

Es el objetivo que se quiere alcanzar, “el gran objetivo” supongamos que quieres tener tu propio negocio de aquí a dos años, ese sería tu objetivo de proceso, en las sesiones desarrollaremos todas tus fortalezas y gestionarás tus barreras internas para poder conseguir ese objetivo.

Es como aprender a montar en bici, al principio necesitas acompañamiento para aumentar tu confianza y vencer tus miedos hasta que finalmente tú asumes el control.

Ese proceso de aprendizaje, desarrollo y transformación es el que se aborda en coaching.

Claro que todo esto tiene que ser medible, te tiene que motivar a salir de la zona de confort y hacer sentir que de conseguir dicho objetivo, se produce un antes y un después en su vida.

SECUENCIA DE COACHING

 ¿Qué aporta el hecho de tener una secuencia de Coaching? 

Aporta una metodología de desarrollo en la cual se chequean los aspectos fundamentales que permiten construir un proceso solido de seguimiento, corrección y autodescubrimiento.

¿Cuál es el propósito de que haya un objetivo para casa sesión? 

El objetivo de cada sesión permite dirigir el rumbo en función del objetivo de proceso, ayuda a tomar consciencia de donde está el coachee y a dónde quiere llegar, permite elaborar un plan de acción con directrices y hace que la sesión sea medible en cuanto a resultados.

SESIÓN REAL DE COACHING

Esta sesión es real, aunque hay que tener en cuenta algunos matices.

Se grabó en directo y con la aceptación de que se publicaría en la redes sociales, es importante entender que la profundidad emocional a la que se puede llegar se ve condicionada por la exposición publica y por la reducir la duración.

Ofrezco estas sesiones online para ayudar a gente que lo necesita y así poder aportar mi granito de arena.

COACH VS ENTRENADOR:

Un coach impulsa un proceso de autodescubrimiento y guía a la persona para que encuentre en su interior las respuestas que le permitan reestructurar las creencias que generan su “patrón de comportamiento” y desde ahí modelar su propio cambio.

El coach promueve la voluntad propia de superación personal, no la impone.

Un entrenador deportivo, dirige el foco de trabajo hacia las zonas que se quieren mejorar sin entrar en el proceso de pensamiento interno del ser, trabaja en lo superficial estableciendo de antemano el proceso a seguir. Establece objetivos según su criterio.

RECURSOS GRATUITOS PARA TI

Te mereces mucho más

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat